Cineforum: VIVIR (Huozhe) de Zhang Yimou (1994)

Si en los 90 el cine chino se puso tan de moda fue en gran parte gracias a Zhang Yimou, su principal representante. VIVIR es una de sus mejores películas, de las más agridulces y profundamente emotivas, que sabe combinar a la perfección la convulsa historia de un país que sufrió grandes cambios en pocas décadas con la pequeña y sencilla historia de una familia, con sus alegrías (pocas) y sus penas (bastantes), todo ello narrado con la sensibilidad del mejor Yimou. Premio especial del Jurado y Premio al Mejor Actor Protagonista en el Festival de Cannes. Tiene un 8,3 en imdb y un 7,9 en filmaffinity.

ver-vivir-huo-zhe-1994-online-1-320b41092sjq4uffqynqio

Este martes 22 de noviembre a las 20:15 en Cinefòrum Roig reivindicaremos una de las mejores películas chinas de los años 90: VIVIR (Huozhe) de Zhang Yimou (1994). En el Ateneu Roig (Carrer Torrent d’en Vidalet, 32-34 (Barcelona), cuesta 2 euros para socios de Ateneu Roig y 3 euros para los no socios, y consta de ficha de película, presentación, visionado y debate, programado y moderado por Raúl Ruiz Serna.

Sinopsis: Un hombre acomodado lo pierde todo en el juego para sufrimiento de su familia, poco antes de que se imponga la República Popular China.

vive

A Principios de los ochenta daba la sensación de que el cine chino permanecía desaparecido en el limbo, en parte por la propia política de aislamiento que promovía China, a la que la guerra fría entre capitalismo y comunismo no ayudaba, y por otra parte como resultado a las nefastas consecuencias de las revoluciones culturales que habían golpeado con fuerza a la industria del cine. El cine de oriente lejano que llegaba a Occidente era en su mayoría Japonés, cuya industria ha sido siempre muy solida, y de Hong Kong, que por entonces era parte del Reino Unido y cuyo cine era una extraña mezcla de tradiciones chinas (las artes marciales sobretodo) pasado por el turmix occidental del cine comercial. Por aquel entonces empezaba a resurgir en Taiwan unas nuevas olas muy cercanas al cine de autor europeo y que empezaron a verse con timidez en los festivales internacionales de cine. Y como de la nada reapareció el cine chino, no tengo muy claro si como respuesta a ese cine Taiwanés que empezaba a despuntar, quizás por aquello de ser más que el enemigo, o porque al fin se superó los graves consecuencias que supuso la revolución cultural, pero en cualquier caso apareció una película china que hizo que Occidente recordara que China existe, estoy hablando de “Tierra Amarilla” (1984) dirigida por Chen Kaige.

tolive7

Es cierto que “Tierra Amarilla” en comparación con lo que se hizo después no es la gran obra maestra del cine Chino, pero si que fue la primera película de un renacimiento que se fraguó durante la segunda mitad de los años 80 y que explotó en los 90 con una serie de excelentes películas que hicieron que se pusiera muy de moda el cine Chino en los festivales de cine internacionales. En gran medida la carrera de Chen Kaige es decepcionante, aunque hiciera algunas películas verdaderamente meritorias y en sus primeros años se le consideraba el gran director Chino, películas como “El Rey de los Niños” (1987), “El Emperador y el Asesino” (1998), “Together” (2002) o la más famosa de su filmografia “Adiós a mi Concubina” (1993)… el resto de su carrera ha ido en descenso y aunque siga estrenando películas, parece instalado en la mediocridad. En “Tierra Amarilla” hay otro dato interesante, el director de fotografía fue un tal Zhang Yimou, nadie sabía en ese momento que ese hombre estaba destinado a ser el gran estandarte del cine chino.

793091049e62eec14b56dbbdbd8b3910

Zhang Yimou se inicia como director unos años después. En 1988 estrena “Sorgo Rojo”, que sin comerlo ni beberlo se lleva el Oso de Oro del festival de Berlín, lo que fue una sorpresa, porque entonces el cine chino seguía siendo algo exótico y poco conocido, por lo que las proyecciones de la película durante el festival no fue de las que tuvieron más audiencia (recuerdo haber leído a un critico explicar que la sala estaba prácticamente desierta), pero el premió logró que de forma definitiva los festivales internacionales pusieran sus ojos sobre el cine chino.

df3950a3c2b8a9ef

Si bien “Sorgo Rojo” no es ni de lejos lo mejor de Zhang Yimou, como ocurre con “Tierra Amarilla”, su importancia es vital, ya que su estilo visual y dramático se convierte en el referente a partir del cual en Occidente empezamos a percibir el cine chino. Además establece a una entonces Gong Li como musa del director y como la máxima estrella del cine chino, que alcanzaría una gran fama y estela de verdadera estrella del cine. Después Zhang Yimou pareció poseer la varita mágica de la inspiración, y si bien no todas sus películas alcanzaronn la excelencia, la menos inspiradas fueron de notable alto. Su segunda película ya es una verdadera obra maestra: “Ju Dou, semilla de crisantemo” (1990), una película de emociones fuertes, de tradiciones tremendas y de una factura visual fascinante, prosigue el camino abierto por “Sorgo Rojo” y lo supera ampliamente.

huo_r2_4

Pero será con su siguiente película con la que da el campanazo definitivo: “La Linterna Roja” (1991), que tiene un gran éxito internacional y que confirma definitivamente la buena salud del cine chino. En realidad “La Linterna Roja” tiene todas las cualidades que ya se encuentran en “Ju Dou, Semilla de Crisantemo” y “Sorgo Rojo”, o sea emociones fuertes, tradiciones injustas, un patriarcado opresor, mujeres sufridoras y una fotografía de una calidad impresionante. Es quizás esa fascinación visual lo que hace que “La Linterna Roja” tenga semejante éxito, acompañado de un exótico melodrama de trágicas consecuencias que funciona a la perfección. Ya “Sorgo Rojo” era extraordinaria visualmente, y “Ju Dou, Semilla de Crisantemo” incluso mejor, con algunas escenas de gran riqueza cromática y autentica fascinación visual, pero el ritual de las linternas rojas se lleva la palma, el público occidental simplemente se queda con la boca abierta ante semejante orgía de exotismo, cromatismo y belleza/poesía visual. Pero a las autoridades chinas no les gustaban las películas de Zhang Yimou, se le acusa de dar mala imagen de China, mostrando una China de tradiciones injustas cuando no crueles, especialmente con las mujeres, y la acusación va un paso más allá, se dice que hace cine para los occidentales, que da la espalda al cine popular chino, y hace un cine intelectual y que además explota el exotismo para atraer las miradas de occidente, y se pone como ejemplo el famoso ritual de las linternas rojas, que al parecer no es verdadero, sino una licencia cinematográfica. Y sus siguientes películas precisamente no ayudan a mejorar las cosas. “Qiu Ju, una mujer china” (1992) es un cambio notable en la carrera de Yimou, una película muy sencilla, muy influenciada por el neorrealismo, con personajes sencillos y dramas realistas, profundiza en la vida de una mujer humilde y analfabeta de una zona rural que con su esfuerzo y sacrificio lleva a su familia adelante. Sin ser una obra maestra, es muy satisfactoria y un golpe de aire fresco. Sin la fascinación visual ni la grandilocuencia de “La Linterna Roja”, pero con unos personajes y un carga dramática que respiran realismo y verdad. Las miserias e injusticias sociales, así como la lentitud de la justicia, volvían a dejar una imagen de China que no convencía a las autoridades del país.

huo_ex2_r2

Pero lo peor estaba por llegar: “¡Vivir!” (1994) fue un golpe a la cara de las autoridades comunistas, en ella se muestra tres décadas de vida de una familia china entre los 40 y los 60, un paseo por la historia reciente que no escondía las miserias de la revolución maoista. Las autoridades hicieron lo posible por prohibirla, y en su país lo lograron, pero tuvo un éxito más que notable en Cannes, donde se llevó tres premios, algo reservado a las grandes películas. Sorprendentemente se trata de una película que en la actualidad no tiene la fama que si tienen otras de sus películas, y sorprende porque es quizás su película más redonda, tiene la grandilocuencia del cine más operistico de Yimou y la sencillez de su cine más neorrealista, lo pequeño (la familia) y lo grande (el país y su historia) están muy bien equilibrados, y así al mismo tiempo que vemos como el país se transforma por completo disfrutamos la sensibilidad con la que se muestra la supervivencia de una familia entrañable, una tragicomedia a la que su titulo le viene de perlas.

osofyb32

Después de esta película Zhang Yimou suaviza su mensaje para no ser tan incomodo, “¡Vivir!” era demasiado sincera y atrevida para un estado totalitario y en sus siguientes películas parecía evitar tocar algunos temas demasiados sensibles. Estrenó “La joya de Shanghai” en 1995, una película de gangsters de estética muy cuidada, que aun siendo una buena película estaba muy por debajo de sus anteriores trabajos, si viniera de otro director se le hubiera considerado una muy buena película, pero viniendo de Yimou eso no era suficiente. Algo parecido ocurre con su siguiente película: “Keep Cool ¡Mantén la calma!” (1997) confirma que la carrera de Yimou parece dar unos pasos atrás, se trata en realidad de una película muy interesante, rodada en cámara en mano y ambientación urbana, se trata de un curioso juego de estilo y de intento de mostrar la locura de la vida en una gran ciudad. Si no fuera de Yimou hubiera recibido buenas críticas, al ser suya resultaba una decepción, porque todos esperaban más de él.

c985c48c24eac56b7616a50700d09823

Con sus siguientes películas, y de forma definitiva sin su musa Gong Li, recupera el buen pulso, y además tiene una buena distribución en nuestro país, por lo que sus películas consiguen una fama alta para tratarse de películas chinas. Con “Ni uno menos” (1999) recupera el tono neorrealista de “Qiu Ju, Una Mujer China”, una historia sencilla y con un tratamiento visual igualmente sencillo, el resultado es una película entrañable y emotiva que llega fácilmente al espectador y que emociona con gran efectividad, en “Ni uno Menos” queda patente eso de que “menos es más”, sin estrellas, sin exageraciones melodramáticas, sin imágenes bonitas… y la película funciona como un reloj suizo, una de esas obras maestras que son tan sencillas que no parecen serlo. Con su siguiente película repite el éxito, “El camino a casa” (1999) vuelve a ser una película sencilla y rural, pero en este caso las imágenes si que tienen una gran belleza visual, aunque sin el barroquismo de “Ju Dou, Semilla de Crisantemo” o “La Linterna Roja”, es una historia de amor extremadamente sencilla e inocente que emociona justamente por esa sencillez desarmante. Esta película es también la que lleva al estrellato a Zhang Ziyi, otra vez una joven actriz de una belleza desarmante y que se convierte en una estrella internacional como hiciera una década y media antes con Gong Li (ambas coincidirían en la, en mi humilde gusto, pésima pero exitosa “Memorias de una Geisha”). Su siguiente película mantiene las mismas características pero no el éxito, “Happy Times” (2000) es otra película sencilla y entrañable sin grandes estrellas, en la que drama y comedia se mezclan. Quizás no sea tan redonda como las anteriores, y tiene un final agridulce que la hace menos comercial, o puede que sea porque la formula empieza a agotarse, la cuestión es que no alcanza la fama de sus dos predecesoras a pesar de mantener el buen nivel.

d89ac9fb54838dff

Es entonces cuando se produce el fenómeno “Tigre y Dragón” (2000), dirigida por el taiwanés Ang Lee, y que cuenta con un papel importante para la nueva musa de Yimou, la bellisima Zhang Ziyi. El enorme e inesperado éxito de la película (y no sé si la procedencia taiwanesa del director) facilita que el gobierno chino invierta grandes cantidades de dinero en producir una serie de Wuxias que son un gran éxito, los más interesantes y famosos son los que realiza Zhang Yimou. En 2002 estrena “Hero”, película muy espectacular y que cuenta con grandes estrellas del cine chino y de Hong-Kong. Lo más destacable es el increíble trabajo de fotografía, realmente espectacular, la belleza cromática de las imágenes es imponente. Con “La casa de las dagas voladoras” (2004) repite formula, aunque sin los delirios cromáticos de “Hero” y con una estructura narrativa más lineal, el resultado es una película también muy espectacular a nivel estético, más fluida a nivel argumental, quizás más redonda. Aunque a nivel artístico “Hero” y “La Casa de las Dagas Voladoras” están por debajo de sus primeras películas (pero muy por encima de lo que es normal encontrar en las salas de cine) son sus películas más famosas, sus grandes éxitos comerciales, y en cualquier caso un ejemplo de que calidad y comercialidad no tienen porque ser incompatibles.

c842cc59d889adb1ed235ec4a1bca179

Después de dos grande producciones realiza una película más sencilla: “La búsqueda” (2005), un viaje de redención por parte de un padre que quiere reconciliarse con su hijo moribundo, y que recuerda un poco a “El Camino a Casa”, ya que como esta es una película sencilla, emotiva y bonita visualmente, sobretodo en cuanto uso de exteriores naturales. Pero justamente después vuelve con una película histórica: “La maldición de la flor dorada” (2006), pero en este caso no es un wuxia (película fantástica de artes marciales), sino una película de intrigas palaciegas y lo que es peor, ni tan solo como película histórica destaca, siendo una película muy bien fotografiada y con grandes actores (otra vez con Gong Li después de una década), resulta fallida, decepciona a quienes esperen un wuxia y decepciona a quien espera al mejor Yimou. Esta un tiempo dedicándose a otras labores, entre otras cosas dirigió la Ceremonia inaugural Juegos Olímpicos de Pekin 2008, y vuelve a la carga con la mayor decepción de toda su carrera: “Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos” (2009), una especie de adaptación libre de la ya mítica “Sangre fácil” de los hermanos Coen, con la salvedad que más que una versión parece una parodia, si “La Maldición de la Flor Dorada” era decepcionante, en el fondo se trataba de una buena película, pero no especialmente buena de un director del que siempre se espera lo mejor, pero “Una Mujer, Una Pistola y Una Tienda de Fideos Chinos” es directamente mala, cuando hasta entonces incluso sus peores películas eran interesantes… los fans se esperaban lo peor, algo se estaba perdiendo, en los últimos años sus mejores películas hubieran sido de las más flojas, y esta adaptación había sido el canto de cisne, una película incomprendida y quizás con razón.

huo_r2_1

Después ha realizado tres películas más, ninguna de ellas han sido obras maestras, pero lo han reconciliado con su público, pues si que son una mejora y un acercamiento al mejor Yimou.

“Amor bajo el espino blanco” (2010) trata el tema de la revolución cultural, pero se centra en una historia de amor imposible, se trata de una película muy académica, bella, sensible, le falta la fuerza que si tenían sus primeras películas, pero hará disfrutar a los fans del director. Algo similar ocurre con “Las flores de la Guerra (Flowers Of War)” (2011), que también recuerda a esas primeras películas, pero a la que falta quizás fuerza dramática y tiene un “toque” muy Hollywood, lo que no evita que sea un paso adelante en su carrera, que muestra con claridad meridiana las cualidades del director, la película es de una belleza visual tremenda y la historia tiene tal fuerza que a pesar de la falta de sal el resultado es de notable alto, con algunas escenas y personajes que se acercan al mejor Yimou, como por ejemplo el de la prostituta protagonista y algunas de las prostitutas secundarias. “Regreso a Casa” (2014) vuelve a ese cine que domina, sencillo y emotivo, con un fuerte peso de la memoria, o la falta de ella, y se confirma que aunque ha perdido la magia de las obras maestras, mantiene su capacidad para contar buenas historias, con personajes interesantes, con gran intensidad emocional y sensibilidad. Estas tres últimas películas demuestran que Yimou sigue siendo capaz de hacer cosas interesantes, la pregunta es si volverá al nivel de los primeros años o si tendrá más recaídas cualitativas.

huo_r2_2
Repasando la ya larga carrera de Zhang Yimou en conjunto, puedo adivinar que con los años será uno de los grandes directores recordados y admirados por la cinefilia, no sé si estará entre los más grandes, pero seguro que se queda cerca, Tiene un buen numero de películas realmente buenas, muchas de ellas son serias aspirantes a futuros grandes clásicos del cine, tiene una evidente personalidad, quienes lo critican lo acusan de ser un esteta del cine que se preocupa demasiado por crear imágenes bonitas, pero un director capaz de crear tantas imágenes inolvidables es que tiene algo especial, ha descubierto y lanzado al estrellato a varios actores, especialmente a actrices, y la mayoría de ellas nunca han estado tan bien como en sus películas, y a pesar de tener una fuerte personalidad es un director que ha probado cosas nuevas, no siempre acertó, pero arriesgarse (aunque Yimou no es tampoco un temerario) siempre es admirable. El cine chino le debe mucho, él ha sido fundamental para reafirmar un cine que tan olvidado ha estado, hoy en día es raro un gran festival de cine internacional sin ninguna película china, hace 30 años lo raro era encontrarte una película china y las excepciones se ganaban unas salas prácticamente vacías, mientras hoy en día el cine chino tiene un buen numero de admiradores que han aprendido a apreciarlo, con esa mezcla de sensibilidad y grandilocuencia que en él es tan frecuente. Zhang Yimou es muy responsable de todo ello, siempre será admirado por ser un gran creador de personajes femeninos y por ser capaz de plasmar en la pantalla unas imágenes y colores inolvidables, pero sobretodo quedarán para el recuerdo un buen puñado de grandes películas.

Raúl Ruiz Serna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s