Cineforum: Los Verdugos También Mueren (1943) de Fritz Lang

Thriller sobre la represión nazi sobre los checoslovacos y la resistencia checa tras el asesinato de Reinhard Heydrich, el lider nazi conocido como “el Carnicero de Praga”. Es la única participación de Bertolt Brecht en una película de Hollywood, ya que fue co-guionista. Es una producción de serie-B (bajo presupuesto), pero rodada con maestría. De gran fuerza visual y dramática es una de las películas panfletarias anti-nazis rodadas durante la II Guerra Mundial que mejor han envejecido. Ganó el premio “Mención Especial de la Crítica” en el Festival de Venecia. La película está puntuada con un 7,5 en imdb con 3.211 votos y con un 7,8 en filmaffinity con 2.111 votos.

los-verdugos-tambic3a9n-mueren

Este martes 24 de enero a las 20:15 en Cinefòrum Roig veremos la película anti-nazi de Bertolt Brecht:  LOS VERDUGOS TAMBIÉN MUEREN (Hangmen Also Die!) de Fritz Lang (1943). En el Ateneu Roig (Carrer Torrent d’en Vidalet, 32-34 (Barcelona), cuesta 2 euros para socios de Ateneu Roig y 3 euros para los no socios, y consta de ficha de película, presentación, visionado y debate, programado y moderado por Raúl Ruiz Serna.

Sinopsis: Un médico de la resistencia anti-nazi ha matado al “Carnicero de Praga” y se esconde en casa de una chica que le ha ayudado a escapar, mientras los nazis comienzan la búsqueda del asesino y castigar a los colaboradores checoslovacos.

960__hangmen_also_die_08_blu-ray__blu-ray_

Lo primero que sorprende cuando ves el cartel de “Los Verdugos También Mueren” es el nombre de Bertolt Brecht como guionista. En los títulos de crédito aparece junto a Fritz Lang como creadores del argumento, y el norteamericano John Wexley figura como guionista. Aunque no es del todo así. Es cierto que Bertolt Brecht y Fritz Lang tuvieron la idea de su argumento, a partir del reciente asesinato de “El Carnicero de Praga”, que por razones evidentes en tiempos de guerra desconocían los pormenores, decidieron inventarse una historia con la que mostrar la crueldad de los nazis y su represión sobre la población civil tras el atentado (aunque se quedaron cortos, ya que la represión nazi fue mucho más cruel, sádico y brutal que en la película).

960__hangmen_also_die_05_blu-ray__blu-ray_

La idea la desarrollaron entre los dos, pero necesitaban a un norteamericano que dominase el inglés a la perfección para rematar el texto, y contactaron con John Wexley, un guionista izquierdista (nada sorprendente, pues los guionistas eran los más izquierdistas de la industria del cine), cuyos mejores trabajos habían sido “Ángeles Con Caras Sucias” (1938) y “Ciudad de Conquista” (1940). Y ahí surgió el conflicto. Wexley exigió figurar como guionista él sólo, y decía ser el guionista de la película, Brecht y Lang se consideraban ellos los principales guionistas y que debían figurar los tres, pero el sindicato de guionistas decidió beneficiar al guionista sindicado, así que decidió que Wexley figurara como guionista, mientras que Lang y Bretch debían figurar como creadores de la idea general. Se considera que en la práctica el principal guionista fue Bretch, con el apoyo de Lang, que lo admiraba muy profundamente y siempre había querido trabajar con él, y Wexley, aunque seguro que añadió algunas cosas, su principal trabajo fue perfeccionar el macarrónico inglés de Lang y Bretch.

20137426_3_img_fix_700x700
La película se realizó con escaso presupuesto, sin grandes estrellas, aunque con un gran número de estupendos actores secundarios, en el que destacan nombres como Brian Donlevy y Walter Brennan. A pesar de la escasez del presupuesto, se nota que Lang se sintió libre para realizar la película a su gusto, y toda ella tiene un estilo muy expresionista, especialmente en el trabajo de iluminación lleno de claroscuros y cierto aroma de tragedia inevitable (aunque con un espíritu muy épico, ya que la película es una oda a la valentía de un pueblo que lucha contra la crueldad del totalitarismo fascista… vamos, puro Bretch). El resultado es una película muy interesante, queda la duda de que podría haber sido con más presupuesto, pero sus limitaciones presupuestarias se ven sobradamente recompensada por la libertad que Lang y Bretch tuvieron para hacer lo que quisieron, lo que le da a la película otra dimensión más, ya que no sólo se trata de una muy buena película, además es una película personal y atrevida, una de las películas anti-nazis rodadas durante la II Guerra Mundial que mejor han envejecido.

10587_3_large
Fritz Lang en total realizó 4 películas anti-nazis durante la II Guerra Mundial (bueno, la cuarta se estrenó ya acabada la guerra, pero era tan reciente, y su estilo es tan claro como propaganda anti-nazi que está claro su posicionamiento como otra más). Las películas son: “El Hombre Atrapado” (1941), “Los Verdugos También Mueren” (1943), “El Ministerio del Miedo” (1944) y “Clandestino y Caballero” (1946).
“El Hombre Atrapado” es un inverosímil thriller en el que un cazador, que se considera el mejor del mundo, quiere demostrarse a sí mismo que podría asesinar a Hitler, lo que le convierte en objetivo de los nazis. La inverosimilitud argumental y un protagonista (Walter Pidgeon) muy limitado en carisma y en aptitudes no quitan que sea un emocionante thriller que tiene el poder de enganchar al espectador: por el morbo argumental, por su sentido del ritmo, por su reparto de secundarios… un clásico menor de Lang muy disfrutable.

brian-donlevy-in-skrackdagar-i-prag-1943
La segunda película es “Los Verdugos También Mueren”, de la que ya he escrito. La tercera es “El Ministerio del Miedo”, que además de tener el título más atractivo, es la más Hitchconiana (un personaje corriente metido en problemas que le supera, pero que le convierten en un improbable héroe) y la más conspiranoica, se nota que está basada en una novela de Graham Greene. A pesar de que la productora le estuvo presionando para que fuera comercial, lo que se nota en su desbalazado y forzado final feliz, Fritz Lang logró darle su toque personal y si obviamos los defectos de su resolución es una muy buena película de suspense.

hangmen_also_die_2d_bd
“Clandestino y Caballero” además de la más tardía, y ya posterior a la II Guerra mundial, aunque fuera por poco, es también la menos interesante del grupo. Es la única que cuenta con un actor protagonista importante: Gary Cooper. Y no sé si eso pudo afectar para que la película fuese demasiado hollywoodiense, aunque “El Hombre Atrapado” y “El Ministerio del Miedo” también lo eran, aunque en ellas la personalidad de Lang es más patente y el resultado final más interesante. No obstante “Clandestino y Caballero” es una buena película de entretenimiento de calidad por encima de la media de la época y que hoy se puede ver perfectamente, sin maravllar, pero entreteniendo con solidez.
De las cuatro películas anti-nazis la única que se esfuerza en ser realista y verdaderamente crítica es “Los Verdugos También Mueren”, posiblemente es la que mejor ha envejecido, aunque las cuatro son buenas películas merecedoras de un visionado y de disfrute cinéfilo.

Raúl Ruiz Serna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s